Asegurar el trato: Guía completa para elegir y mantener el equipo de sujeción de la carga

Última actualización:

En el ámbito del transporte y la logística, elegir el equipo de sujeción de cargas adecuado es una decisión esencial que afecta a la seguridad, la eficacia y los costes. Este artículo resume las consideraciones clave para guiarle a través de este crucial proceso de toma de decisiones.

Consideraciones antes de elegir el equipo de sujeción de la carga

En primer lugar, considere el peso de su vehículo. ¿Pesa más o menos de 3,5 toneladas? La respuesta determinará la resistencia y el tipo de equipamiento que necesita. En segundo lugar, evalúe las condiciones del portacargas: tamaño, forma y características de la superficie. Esto determina el método de instalación y el ajuste del equipo.

También es fundamental conocer las características de la carga. Considere su tamaño, peso, forma y material, ya que cada uno de estos atributos afecta a la elección del equipo de sujeción. Por último, decida el método de sujeción de la carga: trincaje, bloqueo o una combinación de ambos, en función de los requisitos específicos de la carga y el vehículo.

Comprender los métodos de amarre y bloqueo

El trincaje consiste en sujetar la carga mediante dispositivos flexibles, como correas o cadenas. En un entorno cerrado, asegúrese de que su portaequipajes dispone de los accesorios de amarre adecuados en el suelo, la pared o la línea de borde. En los transportines abiertos, lo mismo se aplica al suelo, los laterales o la línea de borde.

El bloqueo, en cambio, consiste en impedir el movimiento de la carga mediante obstáculos. El bloqueo vertical requiere accesorios de bloqueo en el suelo o el techo, mientras que el bloqueo horizontal necesita raíles instalados en las paredes. Para el amarre con cabestro, se necesitan puntos de amarre adecuados en el suelo.

Productos comunes para sujeción de cargas

Para el trincaje, las opciones más populares son los trincajes de malla o textiles, que se utilizan con frecuencia por su flexibilidad. Los amarres de cadena ofrecen mayor resistencia y tensión, por lo que son ideales para maquinaria pesada o vehículos. Otra opción viable son los cabrestantes fijos, a menudo montados en el exterior del portacargas.

En cuanto al bloqueo, se suelen utilizar barras de carga y postes o vigas de apuntalamiento. Las barras de carga permiten bloquear y separar fácilmente las mercancías, mientras que los postes y vigas de apuntalamiento ofrecen versatilidad, ya que pueden fijarse tanto horizontal como verticalmente.

Equipo adicional de sujeción de la carga

Además de lo básico, hay otros equipos que pueden mejorar el proceso de sujeción de la carga. Las bolsas de estiba llenan el espacio no deseado y ayudan a estabilizar la carga. Los protectores de esquinas protegen los bultos no rígidos y reducen el desgaste de los amarres. Las alfombrillas de fricción aumentan la fricción entre la carga y el suelo del portacargas, mientras que los topes evitan que los vehículos rueden durante el estacionamiento o el transporte.

Inspección periódica y sustitución del equipo de sujeción de la carga

Por último, es imprescindible inspeccionar periódicamente el equipo de sujeción de la carga. Asegúrese de que todos los elementos están limpios, no presentan daños y funcionan correctamente. Es necesario sustituirlos si las correas están deshilachadas por la suciedad o la gravilla, si presentan un desgaste visible, si las cadenas de amarre están dañadas o si las etiquetas son ilegibles.

Asegúrese siempre de que el equipo de sustitución viene con una certificación clara de su capacidad de carga. De este modo, garantizará la seguridad e integridad de su proceso de sujeción de cargas, protegiendo su inversión y garantizando su tranquilidad.